martes, 24 de noviembre de 2009

Mi hijo el Doctor

Fui al médico. Nadie que vaya al médico está sano, ni siquiera los sanos. Siempre pasa algo. No importa qué, siempre hay algo que tenés que tomar o hacer. Hacé ejercicios. Caminá tres veces por semana durante una hora. Tomate esto cada ocho horas. Hacete exámenes esta semana. Volvé dentro de quince días. Todos son imperativos temporales cuando vas al médico. Y te lo dice bien, de buena manera, porque sabe que lo tenés que hacer, sino ya sabés lo que te espera. Entonces te asustás y lo hacés, en tiempo y forma.

Te decía, fui al médico. Necesitaba ir a pedirle un certificado de buena salud. De paso le conté algo que me sucede a diario. Ya sabía que era: la vesícula. La vesícula es un órgano que está al lado del hígado y que no sirve para nada. Sirve, sí, pero si la extraés del cuerpo, no pasa nada. Si la sacás y nada cambia, es porque no sirve, pero sirve. Sirve para acumular bilis que luego lanza al duodeno para empezar la digestión. Si vos sacás la vesícula, el higado queda conectado directamente al duodeo a través de un tubo que con el tiempo se va ensanchando y cumpliendo la misma función de la vesícula.

Me duele atrás de la costilla derecha cuando como en exceso, le digo al médico. La vesícula, es la vesícula, me dice. Ya sé, le digo. Hacete estos exámenes. Imperativo, ya empezamos. Bueno le digo, pero hoy necesito el certificado. Sí, ya te lo doy. De paso hacete estos estudios de sangre. ¿Más estudios?. Sí, para ver qué tenés en la vesícula. Debo tener cálculos, opino. ¿Cómo sabés?. Porque es mi vesícula y sospecho que mi cerebro está diciendo algo, a través de mi boca, que ya sabe, le digo. Se ríe. Bueno, si es así te tengo que operar. No, le contesté. Bueno, como quieras, te empezará a doler cada vez más. Ya sé, pero yo vine por el certificado. Sí, pero según vos tenés cálculos en la vesícula. ¿No se van solos?, pregunto. Depende, me contesta, ese dolor también puede ser provocado por otras cosas, necesito los estudios.

En medicina todo depende, pero depende de una forma poco analítica, no convencional, más bien como un adivinador. El tema es el siguiente: una de las cosas más graves que tienen los médicos es que no estudiaron estadística, entonces sacan conclusiones con una sola observación. Te toman la presión una vez y te dicen con cara de afligido: la tenés alta. Te sacan sangre una vez y te dicen: tenés colesterol. En fin, el médico es un estadístico que se conforma con una sola observación. Algunos se dieron cuenta de ésta barbaridad y te dicen: tomate la presión durante esta semana todas las mañanas y anotalo. Imperativo temporal con deseos de estadístico serio. Ni él se lo cree. Pero, aún así, son los más serios, pasan de una muestra con una sola observación a otra que tiene siete. Siete observaciones es una vergüenza de muestra, pero ellos con eso se sienten confiados.

Me fui del consultorio con el certificado en la mano y las órdenes para los exámenes. Me haré los exámes que me encargó, y si tengo cálculos me presentaré en la facultad de medicina de la La Plata para retirar mi título honoris causa a la medicina autodiagnosticada. Este título me permitiría, en principio, ejercer la medicina en mí mismo. No así hacia terceros. Una ventaja: no más imperativos. Una desventaja: no podés hacer recetas, con lo cual tenés que seguir yendo al médico y contarle qué te pasa. Te dirá qué tenés que hacer pero no lo aceptarás, solo vas para que te dé la receta. El médico deja de ser un marimandón para transformarse en un escribiente de recetas. No está mal, por lo menos no te dan órdenes médicas. Ni de las otras tampoco.

El del 0.33%

12 comentarios:

Luciano dijo...

Estimado, si son cálculos le tendríán que agarrar unos cólicos del carajo por decirlo de una manera suave porque duele como si tuvieras un alien en las tripas.
Me sacaron la famosa versícula 2 semans antes de venir a Irlanda y tenía un meteorito atasdcasdo ahí. Esto parece una conversación de señores maduros en la cola del banco.
Se hacen colas en los bancos todavía?

Bueno, a lo mejor no es.
Y si es, o te la sacan o te sacan los cascotes, si se puede, no hay opción.
Suerte.

El del 0.33% dijo...

Motonet, ojo porque pueden ser cálculos de distinto tamaño. Claro, un meteorito duele como loco. Pero puede ser una piedra milimétrica y en ese caso duele menos.

En el Banco se hacen colas de gente que no necesita los servicios del banco sino más bien contar temas de lo más variopintos.

Petaloudes dijo...

una de las consecuencias de la decadencia de la rigidez científica y de la popularización de conocimientos sin dudas.
lo experimenté pero de otra manera no hace mucho con alguien muy cercano. no pecan sólo por prejuiciosos que se ajustan a estadísiticas para sentirse un poco más seguros. Ud. tuvo la fortuna de haber caído con un especialista que se tomó un poco en risa sus comentarios (que vamos, es su cuerpo, Ud. es un hombre grande y ya lo conoce). hay otros que consideran un sacrilegio el hacer preguntas que los dejan en KO. sobre todo en el caso de la peor cepa, la de los cirujanos que me temo se consideran dioses. yo los veo más como... (mejor me lo guardo). se lo digo por experiencia sobrevivida. una experiencia casi kafkiana tratando de hacer salir a flote a alguien de una mala praxis jamás reconocida.
(perdón, quizá este comentario en sí mismo sea todo un exabrupto, pero hay que hacer seguir cayendo mitos si queremos sobrevivir a cierta gente con cierto poder sobre nuestras vidas).

muchos saludos 0.33%

P.

El del 0.33% dijo...

Peta, descarguese sin problemas eh!
De todos modos, quisiera decirle, que para mí, los médicos hacen lo que pueden. El cuerpo humano me parece algo tan tan complejo que los médicos son solo capaces de solucionar algunas cosas. Bastantes cosas diría! Pero hay otras que los dejan muy mal parados.

Lo que sí, como en todos lados, hay médicos buenos, malos y regulares.

Petaloudes dijo...

¡gracias por el permiso! es que a veces la etiqueta virtual pesa.
y sí, estoy de acuerdo con Ud., bueno y malo hay en absolutamente todos lados, y éstos tipos son seres humanos. lo que pasa es que hay límites, yo le hablaba de cirujanos que son capaces de hacer cualquier cosa para no arruinar un historiales quirúrjicos exitosos (sobre todo si se trata de métodos novedosos), que devienen en semi-dioses y son incapaces de bajar al terreno de los mortales y hacer un mea culpa, por lo que se prefiere tirar todo debajo de una alfombra mágica, paciente incluido (no sé si me explico).
estoy como los chicos, veo un cirujano y por las dudas salgo corriendo.

P.

Tincho dijo...

Jeje, los medicos hay veces que te cansan.

Ya sea porque te hacen hacer estudios de los cuales te terminas enojando por todo el tramiterio burocratico que hay que hacer. Porque no suelen decirte "mira negro, yo no te puedo ayudar, anda con otro profesional". Su maldita ventaja informativa. Y que los terminas usando por su monopolio de los medicamentos mas que porque te sirvan de algo en casos simples como resfrios, gripes, etc.

Te digo mi estrategia. Vos anda y en vez de decirle al medico "me pasa que me duele un poco acaaaa yyyy justo no se porque pero me molesta acaaaa", anda y pasale un parte con lo que te pasa, bien detallado, con todas tus hipotesis y pidiendole a que te termine de cerrar todo. O sea, anda con un problema concreto en busqueda de solucion, bien directo y presionalo. Jejeje.

El del 0.33% dijo...

El tema de la burocracia es insoportable, me acuerdo en Argentina con los bonos de IOMA...

Ahora pago cash!!!

rene orlando dijo...

Odio ir al médico. Siempre me encuentran algo y me piden unos diez análisis que nunca hago.

Odio ir al pediatra. Siempre le encuentran algo a mi hija y piden que le hagamos veinte análisis que siempre le hacemos y que dicen que todo está OK.

El del 0.33% dijo...

Jajaja! Buenísimo René.

Luciano dijo...

Y? Te hacen un scan a ver qué cuernos es?
La burocracia argentina es una de las peores del mundo, o de ls mujeres desde el punto de vista burocrático.

El del 0.33% dijo...

Motonet, todavía no me lo hice. Esta semana no tuve nada de tiempo. Además hay que ir, esperar, un garrón.

Petaloudes dijo...

Luciano, no lo termino de interpretar.

0.33%, no se queje ni se aqueje, vaya nomás. y vaya tranquilo, que diciembre siempre está que explota. llévese unos auriculares con música que lo relaje y algo bueno para leer. tómese la tarde libre en el trabajo si puede. y salga lo mejor parado del escollo. ¿se imagina en un hospital público con turno para abril de 2010?

P.