viernes, 30 de octubre de 2009

Convergencia de los vicios

Hay una tendencia mundial a reprimir cada vez más y más el consumo de tabaco y alcohol. En Europa y algunos países de América está totalmente prohibido fumar en espacios públicos cerrados y los impuestos que tienen son cada día más altos. Con la bebida pasa un poco lo mismo, se hacen grandes campañas para moderar el consumo.

A pesar de lo anterior, hay una tendencia a despenalizar o permitir la tenencia y consumo de marihuana, por ejemplo. Ni que hablar del consumo de psicofármacos, que a pesar de ser medicamentos recetados, su consumo ha crecido exponencialmente a nivel mundial y nadie dice nada.

Paradójico. A este paso terminamos fumando porros en lugares públicos y discutiendo en la Corte Suprema si consumir puchos es legal o no.

El del 0.33%